lunes, 12 de noviembre de 2018

Opiniones y cotilleos: Miriam Hopkins, George Cukor, Walter Reisch, Charles Brackett, Eleanor Broden

All about THELMA RITTER, Supporting actress
El título en inglés es más elocuente y cercano a la verdadera dimensión de este tipo de premio que la traducción habitual al castellano, "actriz secundaria". Actriz de apoyo, de soporte es más apropiado si, además, se interpreta en un sentido amplio, que va más allá de la propia actuación de la intérprete. La actriz -Thelma Ritter en este caso-, une a su cometido en la película como parte esencial de la trama, una manera de comportarse en el plató, e incluso fuera de él, que da seguridad a sus compañeros de reparto, especialmente a los protagonistas, siempre más temerosos de no dar la medida de sus posibilidades o de incurrir en errores que hagan peligrar su posición. Ven en ella a una aliada fiable, comprensiva, que reafirma su seguridad y está al tanto de posibles vacilaciones para ayudar a salir del paso de una manera natural. Tanto si comparten escena como si no, está cerca, buscan su mirada o un gesto de aprobación porque la saben a su favor y saben que no les abruma con consejos no solicitados ni juzgando juzgando su labor. Es decir, y en los siguientes párrafos se verá, no son como Miriam Hopkins, compañera de reparto en The mating season (Casado y con dos suegras), de la que "huía" el equipo de rodaje en pleno a los pocos días de empezar.
Foto publicitaria para The mating season.  
Hopkins sabe como posar para dejar de lado a Ritter...
pero el cartel publicitario es claro


La opinión de Walter Reisch sobre Thelma Ritter en una entrevista de Joel Greenberg para Backstory-2. es clarificadora.  En ella, cuenta Reisch -en un repaso amplio a toda su carrera- , el encargo que le hizo Charles Brackett, guionista y productor, que acababa de romper su relación profesional con Billy Wilder después de varios años de éxitos notables. Reisch había colaborado con ambos en varias películas de forma amigable pero sin aparecer en los créditos, dado que tenía contrato con otra productora.
R. Breen, Charles Brackett, Kirk Douglas, Walter Reisch

BRACKETT: "Quiero hacer una película con Thelma Ritter de protagonista (Una mujer de mediana edad y procedencia humilde). Tengo a John Lund, al que veo en el papel de su hijo...Tenemos muchas posibilidades de tener a Gene Tierney... que puede ser una chica de clase alta..."

REISCH: Miriam Hopkins acababa de regresar a Hollywood... Con gran inteligencia y generosidad dijo que ya se había acabado el interpretar a primeras actrices y mujeres fatales (su papel fue la esposa de un embajador y madre de Tierney)... De manera que ya tienes un conflicto servido en bandeja... De todo eso salió The mating season (Casado y con dos suegras, dirigida por Mitchell Leisen), que fue un gran éxito para todos nosotros, especialmente para Charles Brackett, que consiguió un contrato fabuloso de productor con Darryl Zanuck, y para Thelma Ritter, que antes del final de su vida hizo al menos media docena de películas como protagonista."

Sin embargo, durante el rodaje, el manto de generosidad de que se había envuelto Miriam Hopkins, como humilde ovejita, se hizo añicos y dejó asomarse a la misma loba de los tiempos en que luchaba a brazo partido con Bette Davis cuando debían compartir estrellato en una misma película. Hopkins debió darse cuenta de que una actriz casi sin historial cinematográfico, Ritter, y de una edad parecida  la suya -sólo tres años menos- era una parte fundamental de la trama y además, se compenetraba a la perfección con todos, así que no estaba dispuesta a quedar relegada. Eleanor Broden, secretaria de dirección, lo explica con pelos y señales  en la obra de David Chierichetti, Mitchell Leisen, Hollywood director.
Eleanor Broden y Mitchell Leisen
BRODEN: Miriam Hopkins volvió loco al señor Leisen. No podía meterse en la cabeza que estaba interpretando un papel de reparto y que no era la estrella de la película... Venía al plató llena de entusiasmo y procedía a decirnos cómo se podía hacer todo. El señor Leisen siempre fue amable con ella... Rodaba lo que ella quería pero sin intención de usarlo... En las escenas en que ella estaba en el fondo, haciéndose notar por todos lados, cambiaba el objetivo de la cámara de forma que ella quedaba fuera de foco o fuera del encuadre... Otra vez, Miriam miró el ensayo final, cogió a Gene (Tierney) de los hombros y le dijo: 
"Creo que sería mejor si te pusieras así" 
¡Y ella ni siquiera estaba en esa escena!

The model and the marriage broker
De nuevo con Brackett como productor y Reisch como guionista, Brackett eligió a George Cukor como director de una película pensada para Thelma Ritter. Contaban con Jeanne Crain para el papel de modelo y Ritter como casamentera, pero, sin embargo, Cukor escogió a Scott Brady como protagonista, poco adecuado para el papel. Según Bert Granet, (productor en otras películas de Cukor): 
"Había disponibles intérpretes masculinos mucho mejores, pero esa fantasía suya hizo que la película empezara con mal pie"

La crítica aparecida en New York Times confirmaría la impresión, ya que considera la película irregular, con partes tediosa y personajes poco afortunados que sólo remonta el vuelo cuando... "el Sr. Brackett y sus coautores no se quedan atrás con las palabras graciosas. Han escrito un diálogo verdaderamente chispeante para la señorita Ritter".




Titanic
Cuenta Reisch:
Incluimos un papel estupendo para Thelma Ritter, el de "la insumergible Molly Brown", que más tarde se llevó a un musical de la MGM con Debbie Reynolds.



Después de la muerte de Thelma Ritter en 1969, Paddy Chayefsky, dramaturgo, novelista y guionista, con tres oscar al mejor guión original, escribió un conmovedor tributo a la actriz en el periódico The New York Times:



   
Birdman of Alcatraz
“Hice un programa para televisión con Thelma Ritter, The Catered Affair, una obra en la que el primer acto era una farsa, el segundo una comedia de personajes y el tercero un drama. Pocas actrices pueden hacer todo eso en una misma obra. La señora Ritter, por supuesto, lo hizo. El hecho es que nunca fue debidamente reconocida públicamente como actriz. Fue bendecida, o maldecida... Pero cualquiera que la viera como la madre rígidamente obsesionada de Burt Lancaster en Birdman of Alcatraz pudo hacerse una idea de lo que esta mujer podía hacer.   

En mi programa estaba sensacional.... Desde sus primeras interpretaciones en cine, en papeles breves, como la madre de Linda Darnell en A Letter to Three Wives o (como protagonista) en New Girl in Town (teatro), fue capaz de revelar al público la tragedia de la condición humana, que es la definición de la gran actuación. Ella era una comediante suprema y una mujer amable y gentil que era estimada por todos los que habían trabajado con ella... Durante muchos años, ha habido una amplia gama de roles femeninos descritos por los directores de casting como "un tipo de Thelma Ritter"... No escriben muchas partes estelares para mujeres de mediana edad. El punto es que ella era una gran actriz de carácter, la mejor que tuvimos, y no era prescindible.”



No hay comentarios:

Publicar un comentario