lunes, 12 de noviembre de 2018

Opiniones y cotilleos: Miriam Hopkins, George Cukor, Walter Reisch, Charles Brackett, Eleanor Broden

All about THELMA RITTER, Supporting actress
El título en inglés es más elocuente y cercano a la verdadera dimensión de este tipo de premio que la traducción habitual al castellano, "actriz secundaria". Actriz de apoyo, de soporte es más apropiado si, además, se interpreta en un sentido amplio, que va más allá de la propia actuación de la intérprete. La actriz -Thelma Ritter en este caso-, une a su cometido en la película como parte esencial de la trama, una manera de comportarse en el plató, e incluso fuera de él, que da seguridad a sus compañeros de reparto, especialmente a los protagonistas, siempre más temerosos de no dar la medida de sus posibilidades o de incurrir en errores que hagan peligrar su posición. Ven en ella a una aliada fiable, comprensiva, que reafirma su seguridad y está al tanto de posibles vacilaciones para ayudar a salir del paso de una manera natural. Tanto si comparten escena como si no, está cerca, buscan su mirada o un gesto de aprobación porque la saben a su favor y saben que no les abruma con consejos no solicitados ni juzgando juzgando su labor. Es decir, y en los siguientes párrafos se verá, no son como Miriam Hopkins, compañera de reparto en The mating season (Casado y con dos suegras), de la que "huía" el equipo de rodaje en pleno a los pocos días de empezar.
Foto publicitaria para The mating season.  
Hopkins sabe como posar para dejar de lado a Ritter...
pero el cartel publicitario es claro


La opinión de Walter Reisch sobre Thelma Ritter en una entrevista de Joel Greenberg para Backstory-2. es clarificadora.  En ella, cuenta Reisch -en un repaso amplio a toda su carrera- , el encargo que le hizo Charles Brackett, guionista y productor, que acababa de romper su relación profesional con Billy Wilder después de varios años de éxitos notables. Reisch había colaborado con ambos en varias películas de forma amigable pero sin aparecer en los créditos, dado que tenía contrato con otra productora.
R. Breen, Charles Brackett, Kirk Douglas, Walter Reisch

BRACKETT: "Quiero hacer una película con Thelma Ritter de protagonista (Una mujer de mediana edad y procedencia humilde). Tengo a John Lund, al que veo en el papel de su hijo...Tenemos muchas posibilidades de tener a Gene Tierney... que puede ser una chica de clase alta..."

REISCH: Miriam Hopkins acababa de regresar a Hollywood... Con gran inteligencia y generosidad dijo que ya se había acabado el interpretar a primeras actrices y mujeres fatales (su papel fue la esposa de un embajador y madre de Tierney)... De manera que ya tienes un conflicto servido en bandeja... De todo eso salió The mating season (Casado y con dos suegras, dirigida por Mitchell Leisen), que fue un gran éxito para todos nosotros, especialmente para Charles Brackett, que consiguió un contrato fabuloso de productor con Darryl Zanuck, y para Thelma Ritter, que antes del final de su vida hizo al menos media docena de películas como protagonista."

Sin embargo, durante el rodaje, el manto de generosidad de que se había envuelto Miriam Hopkins, como humilde ovejita, se hizo añicos y dejó asomarse a la misma loba de los tiempos en que luchaba a brazo partido con Bette Davis cuando debían compartir estrellato en una misma película. Hopkins debió darse cuenta de que una actriz casi sin historial cinematográfico, Ritter, y de una edad parecida  la suya -sólo tres años menos- era una parte fundamental de la trama y además, se compenetraba a la perfección con todos, así que no estaba dispuesta a quedar relegada. Eleanor Broden, secretaria de dirección, lo explica con pelos y señales  en la obra de David Chierichetti, Mitchell Leisen, Hollywood director.
Eleanor Broden y Mitchell Leisen
BRODEN: Miriam Hopkins volvió loco al señor Leisen. No podía meterse en la cabeza que estaba interpretando un papel de reparto y que no era la estrella de la película... Venía al plató llena de entusiasmo y procedía a decirnos cómo se podía hacer todo. El señor Leisen siempre fue amable con ella... Rodaba lo que ella quería pero sin intención de usarlo... En las escenas en que ella estaba en el fondo, haciéndose notar por todos lados, cambiaba el objetivo de la cámara de forma que ella quedaba fuera de foco o fuera del encuadre... Otra vez, Miriam miró el ensayo final, cogió a Gene (Tierney) de los hombros y le dijo: 
"Creo que sería mejor si te pusieras así" 
¡Y ella ni siquiera estaba en esa escena!

The model and the marriage broker
De nuevo con Brackett como productor y Reisch como guionista, Brackett eligió a George Cukor como director de una película pensada para Thelma Ritter. Contaban con Jeanne Crain para el papel de modelo y Ritter como casamentera, pero, sin embargo, Cukor escogió a Scott Brady como protagonista, poco adecuado para el papel. Según Bert Granet, (productor en otras películas de Cukor): 
"Había disponibles intérpretes masculinos mucho mejores, pero esa fantasía suya hizo que la película empezara con mal pie"

La crítica aparecida en New York Times confirmaría la impresión, ya que considera la película irregular, con partes tediosa y personajes poco afortunados que sólo remonta el vuelo cuando... "el Sr. Brackett y sus coautores no se quedan atrás con las palabras graciosas. Han escrito un diálogo verdaderamente chispeante para la señorita Ritter".




Titanic
Cuenta Reisch:
Incluimos un papel estupendo para Thelma Ritter, el de "la insumergible Molly Brown", que más tarde se llevó a un musical de la MGM con Debbie Reynolds.



Después de la muerte de Thelma Ritter en 1969, Paddy Chayefsky, dramaturgo, novelista y guionista, con tres oscar al mejor guión original, escribió un conmovedor tributo a la actriz en el periódico The New York Times:



   
Birdman of Alcatraz
“Hice un programa para televisión con Thelma Ritter, The Catered Affair, una obra en la que el primer acto era una farsa, el segundo una comedia de personajes y el tercero un drama. Pocas actrices pueden hacer todo eso en una misma obra. La señora Ritter, por supuesto, lo hizo. El hecho es que nunca fue debidamente reconocida públicamente como actriz. Fue bendecida, o maldecida... Pero cualquiera que la viera como la madre rígidamente obsesionada de Burt Lancaster en Birdman of Alcatraz pudo hacerse una idea de lo que esta mujer podía hacer.   

En mi programa estaba sensacional.... Desde sus primeras interpretaciones en cine, en papeles breves, como la madre de Linda Darnell en A Letter to Three Wives o (como protagonista) en New Girl in Town (teatro), fue capaz de revelar al público la tragedia de la condición humana, que es la definición de la gran actuación. Ella era una comediante suprema y una mujer amable y gentil que era estimada por todos los que habían trabajado con ella... Durante muchos años, ha habido una amplia gama de roles femeninos descritos por los directores de casting como "un tipo de Thelma Ritter"... No escriben muchas partes estelares para mujeres de mediana edad. El punto es que ella era una gran actriz de carácter, la mejor que tuvimos, y no era prescindible.”



domingo, 28 de octubre de 2018

THELMA RITTER, New York, 1902 - 1969


El comentario de Thelma Ritter sobreimpreso en la foto se refiere al hecho de ser nominada en seis ocasiones para el Oscar a la mejor actriz de reparto, sin conseguirlo en ninguna ocasión. Es algo que ha ocurrido otras veces, aunque sólo se suelen recordar los casos de Deborah Kerr y Glenn Close, en el apartado de actriz protagonista, en idéntico número de ocasiones. A Ritter le sucedió en las siguientes películas: 
  1. 1950. All about Eve (Eva al desnudo), Joseph L. Mankievicz, 20th Century Fox. Ganó Josephine Hull por Harvey
  2. 1951. The mating season (Casado y con dos suegras), Mitchell Leisen, Paramount. Ganó Kim Hunter por Un tranvía llamado deseo
  3. 1952. Whit a song in my heart (Con una cancion en mi corazon), Walter Lang, 20th Century Fox. Ganó Gloria Grahame por The bad and the beautiful (Cautivos del mal).
  4. 1953. Pickup on south street (Manos peligrosas), Samuel Fuller, 20th Century Fox. Ganó Donna Reed por From here to eternity (De aquí a la eternidad), 20th Century Fox, Fred Zinneman. 
  5. 1959. Pillow talk (Confidencias a medianoche), Michael Gordon, Universal. Ganó Shelley Winters por El diario de Ana Frank
  6. 1962. Birdman of Alcatraz (El hombre de Alcatraz), John Frankenheimer, Norma-United Artist. Ganó Patty Duke por The miracle worker (El milagro de Ana Sullivan).
CONSIDERACIONES
Como es lo más habitual en las concesiones de galardones cinematográficos, en cualquiera de sus apartados y ocurra en Hollywood o en cualquier otro lugar, la Comedia no está entre los géneros preferidos por los votantes, que la consideran un género menor. Dramas, dramones, biografías de grandes personalidades, películas históricas o personajes con determinadas limitaciones físicas o mentales, son más susceptibles de impresionar a los jurados correspondientes. Aunque hay películas de muy difícil encasillamiento en un género concreto la comedia es, en mi opinión, el género más difícil, especialmente a nivel de interpretación. Son numerosas las películas dramáticas en las que un comediante nato -decidido a hacer un cambio de registro- es capaz de moverse con soltura y resultar convincente, haciéndonos olvidar que es un experto en un género muy distinto. Sin embargo, no es nada frecuente ver a un especialista en drama actuar con naturalidad en una comedia; se nota que intenta ser gracioso, ocurrente o simpático y no pasa de ser un mal imitador de otro que sí lo es (adivina quién).

En el listado anterior he añadido los nombres de las ganadoras y el título de las películas correspondientes de cada una de las nominaciones en las que Thelma Ritter no pasó de dama de honor, para que cada persona pueda sacar sus propias conclusiones. Debo confesar -y no sólo en el caso de ella- que en la mayoría de las ocasiones resulta muy difícil considerar una interpretación superior a las otras; pero hay veces que es claramente cuestionable, como en el caso de Josephine Hull, en Harvey, que tenía el principal papel femenino, de forma que no era el de actriz de reparto el apartado en el que debía haber sido nominada. Cierto es, sin embargo, que cuando una película está hecha para el exclusivo lucimiento de un o una protagonista, todos los demás componentes del reparto se convierten automáticanebte en intérpretes de soporte.

En el caso de Thelma Ritter, la lista de nominaciones que no tuvieron el galardón correspondiente es más amplia y se deben añadir: tres veces en los Golden Globe, una vez en los Emmy y cinco en los Premios Laurel. Fue en el teatro en donde la nominación se vió confirmada con el galardón: el Premio Tony de 1957 como mejor actriz en Musical, compartido con Gwen Verdon, por New girl in town. No es de extrañar, pues, que Ritter se sintiera quince veces como la dama de honor perpetua y sólo una como la novia... Hay que puntualizar que de las seis nominaciones no todas se pueden clasificar como comedias, aunque si fueron dramas todas las premiadas.

En el reparto y en el equipo técnico y artístico aparece el actor, 
coreógrafo y director Bob Fosse, que dejó la interpretación 
(Mi hermana Elena), para centrarse en su labor como director 
en cine y teatro que culminaría en películas como Cabaret.
  Una buena prueba de la amplitud de registros de Thelma Ritter.



Thelma Ritter empezó su carrera como actriz de teatro aficionado. Durante la  la primera mitad de los años 1920s de forma profesional, pero tras casarse en 1927 y tener dos hijos, Mónica y Joseph, decidió abandonar la interpretación para centrarse en su familia, hasta que en 1947 decidió regresar, ya como actriz de carácter. En sus tres primeras películas apareció sin acreditación, algo que resulta difícil de entender porque sus papeles, aunque breves, merecían ser reconocidas. Sin embargo, no es de extrañar porque en la época de los Grandes Estudios las acreditaciones de quiénes habían intervenido en la realización de una película -especialmente en los apartados de guionistas  e intérpretes-, eran difíciles de entender incluso para los propios interesados, que podían llevarse la sorpresa de no aparecer en los créditos mientras aparecían otras personas que habían hecho un trabajo menor o incluso insignificante. Las películas en cuestión fueron:
Carta a tres esposas

Miracle on 34th street
Miracle on 34th street, George Seaton, 20th Century Fox, con un larguísimo cast de intépretes sin acreditación, algunos de ellos, como Mae Marsh (coprotagonista de El nacimiento de una nación e Intolerancia con Lillian Gish) y Snub Pollard, de larga  y reconocida trayectoria años atrás. 
Call northside 777, Henry Hathaway, 20th Century Fox
A letter to three wives (Carta a tres esposas), Joseph L. Manwkiewics. En este caso, tampoco tuvieron acreditación en el cast, Mae Marsh  y Celeste Holm.

No pasaron desapercibidas sus breves intervenciones y sus siguientes papeles ya estuvieron acreditados. 

En 1950, con All about Eve, ella y Celeste Holm, sin acreditación en Carta a tres esposas un año antes, tuvieron papeles de importancia y fueron nominadas en el apartado de Actriz de reparto. En los carteles de Eva al desnudo todavía no aparece su nombre (sí, Holm), pero en las dos películas rodadas ese mismo año, Perfect strangers y I'll get by ya aparece.
All about Eve
A partir del éxito de Eva al desnudo su nombre aparece  
en los carteles a continuación de los protagonistas. 
Con The mating season llega la 2ª nominación

En los dos años siguientes hace cuatro películas y recibe dos nuevas nominaciones. Pickup on south street le fue encargada al director Samuel Fuller por el productor Darryl F. Zanuck. Fuller rechazó para el papel protagonista femenino a Shelley Winters, Ava Gardner y Betty Gable, eligiendo a Jean Peters. Thelma Ritter, que tiene un papel decisivo en la trama, canta y tararea diversas partes de la canción Mam'selle, que posteriormente fue grabada por diversos cantantes, entre ellos Frank Sinatra. La película tuvo grandes problemas con la censura por sus escenas de violencia y tuvo la oposición frontal del director del FBI, J. Edgard Hoover, que se llegó a reunir con Zanuck, que desoyó sus peticiones y apoyó a Fuller. La película participó en el Festival de Cine de Venecia y fue nominada al León de Oro, pero el premio quedó desierto.




Una película de 1951, As young as you feel es un claro ejemplo de los cambios en la cotización de un actor o de una actriz: Thelma Ritter tiene el principal papel femenino, Constance Bennett -una destacada actriz durante los 30s y 40s- aparece en un papel secundario y una promesa, Marilyn Monroe, que no terminaba de cuajar después de cuatro años de pequeños papeles, estaba a punto de dar el salto definitivo al estrellato.

El reconocimiento a su labor como actriz de múltiples registros se extendió a la TV, en donde intervino como estrella invitada en diversas series, más temáticas que de personajes y tema fijo, lo cual le permitió no encasillarse en un personaje concreto.


 Thelma Ritter, acerca de Alfred Hitchcock: 
"Si le gustaba lo que hacías, no decía nada, pero 
si no le gustaba (tampoco, pero) parecía que iba a vomitar."

Durante la segunda mitad de los 50s y el principio de los 60s intervino en algunas películas que hoy forman parte de la historia del cine y en las que fue una parte esencial, hasta el punto de que es difícil imaginar a otra actriz en su lugar. Rear window (La ventana indiscreta), Alfred Hitchcock Pillow talk (Confidencias a medianoche), MIchael Gordon, son buenos ejemplos.

 


En la última etapa de su carrera las películas destacadas y las nominaciones sin premio final fueron numerosas: A hole in the head (Millonario de ilusiones), Frank Capra, The misfits (Vidas rebeldes), John Houston, Birdman of Alcatraz, John Frankenheimer, A new kind of love, Melville Shavelson y Boeing, Boeing, John Rich

Cuenta Frank Capra en sus memorias sobre la relación Frank Sinatra, los restantes actores, Eleanor Parker, Edward G. Robinson, Thelma Ritter, Carolyne Jones, la productora y él mismo. Trascribo lo referente a Ritter: 

La última en marcharse fue Thelma Ritter, esa actriz de carácter de primera magnitud. Se inclinó, me rodeo el cuello con los brazos y susurró en mi oído: "Dígale a Robinson que va a apestar. Y yo voy a apestar, Sinatra va a apestar, usted va a apestar.¡Y la película va a apestar! Aguarde y verá". Pero Capra, hombre inteligente, de gran capacidad profesional, experto en moverse entre egos desmesurados y caracteres susceptibles, supo controlar dentro de lo posible las sensibilidades de unos y otros. La noche del primer pase previo de la película, Ritter se le acercó y rodeándole con sus brazos le susurró: "Oh, Frank... Es tan maravilloso, tan maravilloso... Me siento tan orgullosa de formar parte de ello..."
La sangre nunca llegó al río en A hole in the head:
Parker, Sinatra, Robinson, Jones, Capra y Ritter
The misfits, 1959. Ocho años después de As young as you feel
Marylin es una estrella, pero su mirada a Thelma es elocuente. 
No podía imaginar Ritter que sus compañeros morirían tan pronto.
Con Burt Lancaster, en, Birdman of Alcatraz


 


sábado, 13 de octubre de 2018

FAY WRAY, "la belleza que cautivó a la bestia" (Billy Cristal)


Cuando Fay Wray (1907, Alberta, Canadá - 2004, Nueva York, USA) protagonizó King Kong en 1933, ya tenía una apreciable trayectoria en el Cine Mudo. Debutó en 1923 en cortometrajes sin acreditación o con pequeñas intervenciones, pasando a pequeños papeles en los dos años posteriores, ya con acreditación, hasta 1926, en que hizo su primer largometraje como coprotagonista, un western de serie B, The man in the saddle, 1926 Como dato anecdótico, Janet Gaynor y Boris Karloff intervinieron en esta película sin acreditación. Tras ser seleccionada entre las Wampas Baby Stars de 1926 como una de las 13 actrices con más futuro, su carrera progresó.
 
De izq. a dcha: Dolores Costello, Vera Reynolds, Mary Astor, Marceline Day, Edna Marion, Mary Brian, Fay Wray, Janet Gaynor, Sally Long, Joyce Compton, Dolores Del Rio, Sally O'Neil y Joan Crawford. Pocas convocatorias presentaron unas actrices jóvenes que tuvieran posteriormente una trayectoria destacada.

Terminado su contrato con Universal, en donde intervino en películas de serie B, generalmente westerns, fue contratada por Paramount, en donde rodó películas de mayor presupuesto, con directores e intérpretes reconocidos. El más destacado, sin duda, The wedding march (La marcha nupcial) de Erich von Stroheim, con Zasu Pitts, Matthew Betz, Dale Fuller. La película tuvo un gran presupuesto que en manos de Stroheim, se mostró insuficiente. Fue un fracaso comercial.

1. Wray y Stroheim conversan acerca de una escena. 2-3. La mutua atracción acabará en un amor imposible. 4. Una película de Stroheim sin escenas de este tipo no sería lo mismo. La actriz tenía muy buena opinión del director: Nunca tuve otro director tan genial como Stroheim... Tenía una capacidad infinita para el cuidado de los detalles... Me asombraban sus métodos de trabajo... Con él mi carrera hubiera sido muy diferente... No pudo ser, el director ya era Veneno para la taquilla.


Al dejar Paramount cuatro años después, trabajó con diversos estudios, hasta pasar a RKO, en donde a raiz de los éxitos de Doctor X, El malvado Zaroff y, sobre todo, King Kong quedó encasillada en el cine de terror. A finales de la década de los 30s su actividad decreció, en parte por su desgraciado primer matrimonio con el guionista John Monk Saunders, alcohólico, mujeriego y drogadicto (según Wikipedia). Durante la segunda mitad de los 30s simultaneó su más reducida actividad en el Cine con la Teatral. 
Los actores y actrices con quienes compartió protagonismo resulta elocuente en las siguiente selección de fotos: Gary Cooper, Joel McCrea, Melvin Douglas, Nils Asther, Spencer Tracy, Ingrid Bergman, Wallace Beery y Edward G. Robinson.










Se retiró en 1942 después de su segundo matrimonio. En 1953 regresó para protagonizar la serie de la cadena ABC, The pride of the family, con Paul Hartmann, en el papel de su esposo, y Natalie Wood y Robert Hyatt como sus hijos. Intervino en numerosas series de TV como actriz invitada. Se retiró tras intervenir en Gydeon's trumpet, con Henry Fonda, en 1980. Escribió obras de teatro y su autobiografía By the other hand (Por otra parte) en 1989. 

Apareció en numerosos actos públicos, mantuvo una gran actividad y, mientras sus facultades físicas lo permitieron, siguió practicando deportes, de los que el tenis y el ping-pong eran sus preferidos y en los que tenía un gran nivel.

En 1998, durante la ceremonia de los 70th Academy Awards (Oscar), presentada por el actor Billy Cristal, se le rindió un homenaje por su contribución a la industria del cine, aunque las referencias a King Kong fueran inevitables. La actriz tenía en ese momento 91 años. En 1999 rechazó el papel de Rose Calvert (mayor) de la película de James Cameron, Titanic, que en su vertiente joven interpretó Kate Winslett. El papel recayó en Gloria Stuart, de 87 años entonces, tres menos que ella.
Según el escritor Anthony Slide, en su libro Silent Players:  
"Fay Wray era escogida por los cineastas con preferencia a otras actrices porque era competente, cumplidora y, sobre todo, inteligente."