sábado, 16 de junio de 2018

BETTY COMPSON (Alfred Hitchcock, Josef von Sternberg y otras "Guest stars")

BETTY COMPSON, 19/III/1897-18/IV/1974
Los cambios en la cotización de un actor o una actriz de cine pueden sufrir notables altibajos, y no me refiero a quienes salen del anonimato para convertirse en estrellas gracias al éxito de su primera película y al impacto causado su personalidad entre los espectadores; impacto que si carece de continuidad conduce a la mediocridad o al regreso a los orígenes. Me refiero a los intérpretes de larga trayectoria que con su constancia, su capacidad de mejora y el favor del público construyen una carrera sólida, llegando incluso a conseguir el estatus de estrella. Estatus que puede cambiar de forma drástica si la última película que se ha hecho ha sido un fracaso o, de manera paulatina, si los últimos trabajos han marcado un descenso progresivo del favor del público, que llevan a la productora a no renovarle el contrato o, bien, ofrecerle uno nuevo a la baja, situación muy frecuente en la época de los Grandes Estudios, en donde los contratos de larga duración -de cuatro a siete años- eran habituales. Si en ese largo intervalo de tiempo un intérprete no respondía a las expectativas se le asignaban películas de menor categoría, se le prestaba a otra productora o se le condenaba al ostracismo de manera más o menos sutil, para que se cansara, pidiera la rescisión y sacárselo de encima a bajo coste.
Lamentaba no haber practicado más 
con el violín porque le hubiera permitido 
no depender primordialmente 
de su trabajo como actriz
Betty Compson también sufrió ese cambio de cotización brusco, aunque el suyo sea un caso especial porque, dentro de lo posible, supo mantener su independencia y no aceptar condiciones de trabajo que no le gustaban. Era una mujer con grandes cualidades y lo demostró desde una edad muy temprana, cuando a los 16 años, tras la muerte de su padre, ingeniero de minas, tuvo que abandonar los estudios y trabajar para mantener a la familia. Empezó como violinista en teatros de vaudeville y en cines, al principio en compañía de un pianista haciendo el acompañamiento musical de las proyecciones y, más tarde, sola. Con 18 años y con un trabajo relativamente estable y acompañada siempre por su madre, fue descubierta durante una gira en un teatro de Los Ángeles por el productor de Hollywood, Alfred Christie. Christie, que advirtió sus posibilidades nada más verla, le hizo una prueba de fotogenia e interpretación. En el transcurso de la gira, estando en Salt Lake City recibió una llamada de Christie, ofreciéndole un contrato de tres años para rodar películas, en principio de un rollo, pero con papeles importantes desde la primera. Aceptó la oferta y regresó a Los Ángeles con su madre para incorporarse a Nestor Film Co-Christie Comedies.
1. Equipo de la productora en 1917, con Compson sentada a la izq. del florero. 
2. Durante un rodaje, Frank O'Neal, Betty Compson, el operador de cámara 
y otra persona no identificada

LOS INICIOS: PELÍCULAS DE UN ROLLO, DE DOS, LARGOMETRAJES.
En 1915, año de su debut, ya intervino en 5 cortos y en 1916 en 25 y en un largometraje, Almost a widow. En 1917 rodó 42, en varios de ellos con Fatty Arbuckle, pero a partir de 1918 protagonizó películas de mayor duración, ganando popularidad e independizándose en cierta medida de Christie, dado que consideraba que limitaba su progresión como artista y sus posibilidades de mejorar sus ingresos. Da una buena idea del potencial de Compson y de su capacidad para progresar que en 1917, con solo unas decenas de cortos, en la revista Motion Picture News se decía de ella: "Betty Compson se vuelve más fascinante con cada nueva película". Al no aceptar intervenir en una de las películas que le ofreció Christie, éste la despidió y se quedó sin trabajo durante una temporada, pero ya era conocida y fue contratada para el serial The terror of the range y para un largometraje que supondría su consagración, ya en 1919: The miracle man, de George Loane Tucker, con Thomas Meigham y Lon Chaney. El director la había llamado en Diciembre para ofrecerle el papel que, según él, la convertiría en una estrella. Tras el estreno se convirtió en una de las actrices más populares, lo que le permitió firmar un contrato de 3500 dólares semanales (5000, según otras fuentes) con Famous Players-Lasky (dos años después, Paramount).
1919. The miracle man, con Lon Chaney.

1918-19. Serial de siete episodios
Enero de 1921: 
Photoplay empieza a publicar 
fotos a toda página, portadas y noticias 
sobre ella, de manera contínua.
UNA ACTRIZ COTIZADA. FAMOUS PLAYERS-LASKY. PARAMOUNT

El contrato, negociado por el propio Loane Tucker, le daba derecho a tener su propia línea de producción, escoger argumentos e intervenir en la financiación. En el período 1920-1923 alcanzó su máximo nivel de popularidad. Sus películas más interesantes de esos primeros años fueron: Prisoners of love (primera como productora), For those we love, At the end of the world, Ladies must live,  Kick in, The green temptation... El propio Loane Tucker, del que la actriz se enamoró, la estimuló a que siguiera tocando el violín y le vaticinó que le sería útil en alguna película porque estaba convencido de que en pocos años las películas serían sonoras. La prematura muerte de Loane en 1921, le impidió ver cumplidos los dos pronósticos en 1929, con el estreno de Street girl, primera película sonora de RKO.

Actriz y productora

Ladies must live, última película de Loane Tucker
estrenada después de su muerte (41 años). 
John Gilbert (Jack Gilbert) y Leatrice Joyce
con papeles secundarios
El equipo de Kick in: Betty Compson, Bert Lytell, 
Charles Ogle, May McAvoy, Gareth Hughes, 
Walter Long, Kathleen Cloifford, Jed Prouty, 
Mayne Kelso y Robert Agnew. (de I. a D.)
1. The green temptation, 1922, William Desmond Taylor
Última película del director muerto de un disparo en 1922. 
2. Betty y Theodore Kosloff, protagonistas.
The law and the woman, Compson y Cleo Ridgely

A partir de 1923 disminuyò el número de películas y sólo intervino en tres, The white flower, The rustle of silk y The woman with four faces, las dos últimas dirigidas por Herbert Brenon y las tres desaparecidas, como la mayor parte de su filmografía anterior a ese año. Paramount apreció una progresiva disminución en los beneficios de sus películas, aunque le siguiera siendo rentable y, al término de su contrato en 1924, le propuso renovarlo pero con un salario más bajo.
The rustle of silk en Photoplay

Hawaiana en The white flower con Edmund Lowe
Compson decidió rechazar la oferta de renovación y prefirió aceptar la propuesta de una nueva productora inglesa, Gainsborough Pictures, fundada por los jóvenes, Michael Balcon, John Freedman y Victor Saville, decididos a producir y dirigir sus propias películas. La actriz mantuvo conversaciones con ellos, que le dieron a conocer los planes que tenían para su productora, llegando a un rápido acuerdo. Balcon como productor y empresario y Saville como director, tendrían una larga trayectoria tanto en Inglaterra como en Hollywood. Freedman falleció en un año después, en 1924.

EN INGLATERRA: MICHAEL BALCON, VICTOR SAVILLE, JOHN FREEDMAN, productores y otros jovenes prometedores... ALFRED HITCHCOCK, guionista y ayudante de dirección y ALMA REVILLE, montaje.
Betty Compson rodó cuatro películas: Woman to woman, Graham Cutts; The Royal oak, Dangerous Virtue y The white shadow, Graham Cutts. Al director, Cutts, le encantaba que cuando Compson no intervenía en la secuncia que se rodaba, tocara el violín en un pequeño grupo formado por violín, piano y violoncello, para crear el ambiente apropiado. Cuando ella intervenía en la secuencia, entraba mejor en situación y expresaba mejor sus emociones con el acompañamiento musical. La mayor parte de las películas mudas de Betty Compson han desaparecido, total o pacialmente, incluidas las de su etapa inglesa. En el año 2011 se encontró en Nueva Zelanda una parte de The White shadow , de la cual Alfred Hitchcock escribió el guión, sin aparecer acreditado en otros apartados, aunque si lo estaba en la primera película, en la que su futura esposa, Alma Reville, hizo el montaje. La hija, Pat Hichcock Reville, lo explica así en Alma Hitchcock, la mujer tras el hombre:

Pat Hichcock Reville: De mujer a mujer estuvo protagonizada por una actriz de Hollywood, Betty Compson, y, ya sólo por eso no sólo recibió buenas críticas, sino que llegó a ser un éxito de taquilla... Graham Cutts no le parecía simpático ni profesional; sabía muy poco y Alma tenía la sensación de que eran ella y Hitch. quienes estaban haciendo todo el trabajo." 

El propio Hichcock se lo explicó al director francés François Truffaut en el libro Le cinema selon Hitchcock. 
François Truffaut: ¿En Woman to Woman, dirigido por Graham Cutts, usted era adaptador, dialoguista y ayudante de dirección? 
Alfred Hitchcock: Más todavía. Como uno de mis amigos, que era decorador, no pudo trabajar, les dije: "yo haré también de decorador". Entonces hice todo esto y participé también en la producción. Mi futura esposa era la montadora del film a la vez que script...

1. El cartel. 2. Betty Compson y Clive Brook. 
Hitchcock y Reville recién casados en 1926. 
A Alma Reville la seleccionó Hitchcock, 
como script y para el montaje de Woman to Woman
Al cabo de dos años se casaron.
El Cine Inglés no tenía éxito en Estados Unidos, a diferencia del alemán o el italiano, pero Woman to Woman parecía una película americana por el estilo que le imprimieron los jóvenes Balcon, Saville, Freedman y muy en especial, Alfred Hitchcock, que era consciente de los motivos de que las películas inglesas no resultaran atractivas para el público, incluído el de su propio país. La superioridad de la fotografía y de la iluminación en las películas americanas era evidente y se esforzaron por corregirlo. El éxito de la película en Estados Unidos, en donde las películas inglesas no tenían salida demuestra que lo consiguieron y es una lástima que no queden copias de ella para poder apreciarlo. 
Betty Compson con un espectacular vestido 
diseñado por Dolly Tree, con 1000 perlas y
más de 200 plumas de avestruz

REGRESO A PARAMOUNT   
Cuando Compson ya estaba rodando la tercera película de su etapa inglesa, el éxito en Estados Unidos de la primera, Woman to Woman, hizo que recibiera una nueva oferta de Paramount a través de Jess Lasky, para trabajar en The enemy sex, de James Cruze. Regresó a Hollywood pero no firmó un contrato de larga duración y prefirió seguir película a película, recibiendo en principio un sueldo de 4000$ semanales, negociable. Rodó ocho películas más, con dos rodajes aislados para PDC (Producers Distributing Corporation) y Associates Exhibitions.

The fast set, de William C. de Mille, con Adolphe Menjou
la niña Dawn O'Day (Ann Shirley de adulta) y Zasu Pitts
Paths to paradise, de Clarence Badget, hecha para 
lucimiento de Raymond Griffith, actor de fuerte 
personalidad, al que Compson dió una buena réplica
El actor Charles Ray fue el primer propietario, 
la compraron James Cruze y B. Compson. La
vendieron al productor Sam Goldwin en 1930
Su matrimonio con el director James Cruze y la compra de una enorme mansión que había pertenecido al actor Charles Ray, con las reformas consiguientes, provocó una disminución notable de participación en películas. La confianza de Paramount en sus posibilidades volvió a decrecer y le hicieron una propuesta que no le convenció, así que la relación quedó cancelada y siguió por su cuenta. Por otra parte, su matrimonio pronto empezó a tener problemas de convivencia, con diversas separaciones, y terminaron por divorciarse en 1930, teniendo que hacer frente a las deudas contraídas por Cruze. Abandonó su semi retiro y decidió volver a la plena actividad para recuperar su maltrecha economía. Ante la falta de ofertas de estudios mayores trabajó con  productoras menos importantes en aquella época, como Universal, Columbia y Chadwick. No consiguió recuperar el éxito anterior y las ofertas fueron cada vez más bajas, con un salario que en su peor momento era de 500$ semanales. El aspecto físico de la actriz había cambiado: desaveniencias matrimoniales, maquillaje, color de pelo, vestuario..., aunque no fuera necesariamente ninguna de estas circunstancias la causa esencial; pero lo evidente es que su nueva imágen era menos atractiva. Puede ser algo parecido a lo que le explicaba Alfred Hitchcock a François Truffaut a propósito de la actriz Vera Miles, escogida por él protagonizar Vértigo:

Hitchcock: "Concebí Vértigo para Vera Miles. Hicimos ensayos definitivos... Quedó embarazada, poco antes de rodar el papel que la iba a convertir en una estrella. Luego, perdí el interés por ella, ya no tenía el mismo ritmo." 

Quizá, por las causas que fuera, Betty Compson "ya no tenía el mismo ritmo"... Pero también, influyeron los profundos cambios que se habían producido en la sociedad y en los gustos del público a partir de la segunda mitad de la década de los Felices 20s, con el fenómeno de las flappers, la consagración de nuevas actrices de gran personalidad, como Clara Bow, Joan Crawford, Norma Shearer o Colleen Moore. Sin embargo, en 1928 intervino en tres películas de gran repercusión que le devolvieron buena parte de su popularidad.  En una entrevista publicada ese mismo año, a raíz de la recuperación de la popularidad perdida, explicaba acerca de su cambio de imágen, que, "si hubiera continuado con la imágen de ingenua no hubiera durado ni cinco años". El hacer de "chica mala" aunque no "perversa", le había permitido seguir aunque no en el mismo nivel y manteniendo cierta independencia.

RECUPERACIÓN

The big city, MGM, muda, de Tod Browning, con Lon Chaney. La relación con Lon Chaney (1883-1930) empezó en 1919, durante el rodaje de The miracle man. Chaney, apodado el hombre de las mil caras, debutó en el cine en 1912 pero tuvieron que pasar 12 años para que se reconocieran sus méritos y se convirtiera en una estrella. En 1921 trabajó otra vez con Betty Compson, en For these we love, en un papel de reparto. Es bastante probable que en ambos casos se ayudaran mutuamente en momentos complicados de sus respectivas carreras profesionales. En 1930, Chaney la llamó para protagonizar The unholy three, su primera película sonora pero no pudo hacerla por estar comprometida y su papel lo interpretó Lila Lee. Chaney, murió de cáncer pocos meses después.
The docks of New York (Los muelles de New York) (muda), Paramount, de Joseph von Sternberg, con George Bancroft y The barker, First National, de George Fitzmaurice, muda con partes sonoras, por la que fue nominada al oscar como actriz principal, que ganó Mary Pickford por Coquette. Fueron tres grandes éxitos, especialmente la primera, una de las más destacadas de la filmografía de von Sternberg.






El Cine Sonoro no le supuso ningún problema, todo lo contrario, se adaptó a la perfección. La nominación al Oscar como mejor actriz le devolvió al primer plano y su salario ascendió hasta los 2500$ semanales. En 1929 rodó en Inglaterra, dirigida por Victor Saville, una nueva versión de Woman to Woman, con variaciones en el argumento, pero en el mismo papel protagonista. Alfred Hitchcock estaba dirigiendo Blackmail para otra productora. La película más destacada de ese año, todavía en los comienzos del Cine Sonoro, fue Street girl, primera película sonora de RKO, dirigida por Wesley Ruggles, que costó 211.000 dólares y recaudó más de un millón
Las dos predicciones de G. Loane Tucker se cumplieron: 
Cine Sonoro y el violín como instrumento de trabajo.
Betty interpreta My dream love (secuencia en youtube)

The Great Gabbo, tiene una larga secuencia musical protagonizada por Betty Compson y Donald Douglas, aunque el protagonista absoluto fue Erich von Stroheim, en su primera película sonora. Una secuencia que se anticipaba a las que luego supondrían la consagración de Busby Berkeley. Compson canta dos canciones. El director, James Cruze, no lo tuvo fácil para controlar a von Stroheim, casi recién salido del descalabro que supuso Queen Kelly, que hizo que las productoras le repudiaran como director y Gloria Swanson y Joseph Kennedy (padre de John Kennedy) perdieran mucho dinero. La película contenía una secuencia (desaparecida) en sistema Multicolor , aunque se conserva en B/N, como el resto de la película.
The Great Gabbo se conserva totalmente en B/N. 
Se realizó en pleno tránsito Mudo-Sonoro, que fue complicado
por la obsesión por introducir diálogos y secuencias musicales, 
fuera oportuno o no. De ahí que sea conveniente verla sin prejuicios,
 lo cual no se hizo en su época. Las críticas fueron mayoritariamente 
negativas, sin tener en cuenta que se estaba creando una
nueva forma de hacer cine. No existía el doblaje y Betty Compson
que también era una buena cantante, lo demuestra.
Dos últimas imágenes: revista alemana Nacht Illustrierte Film







En 1930 Betty Bronson rodó nueve películas para estudios menos importantes, como RKO o Universal, con la excepción de The spoilers, de nuevo para Paramount, dirigida por Edwin Carewe, con Gary Cooper.

The lady refuses, 1931, RKO, con John Darrow
The case of sergeant Grisha, RKO, 1930, de 
Herbert Brenon, con Chester Morris
La protagonista femenina era Jean Arthur

La escasa repercusión de la mayoría de las películas de esta etapa de su carrera, unido a la disminución de su popularidad y a su edad, cercana a la cuarentena, hacía que se la considerase como una intérprete de otra época. El Cine Sonoro había producido una enorme renovación de los intérpretes, provocando la retirada de muchas estrellas del Cine Mudo o relegándolas a papeles de reparto, así que no le quedó otra opción que la retirada o trabajar para productoras de serie B, las conocidas como Poverty Row. Como no era persona a la que le importaran las apariencias, no tuvo inconveniente en aparcar su coche delante de los estudios y que se hiciera público que trabajaba en uno de ellos. En las primeras películas fue la protagonista, pero progresivamente fue pasando a personajes de apoyo a los protagonistas, secundarios o, más tarde, sin acreditación en películas de serie A. Durante la década de los 40s se dedicó principalmente al teatro y al vaodeville, con esporádicas apariciones en algunas películas. En 1948 se retiró para dedicarse a actividades empresariales con su tercer esposo, un profesional de boxeo ya retirado, con el que montó un negocio de ceniceros personalizados para hoteles, comercios y restaurantes.
1. En 1936, con motivo del rodaje de Hollywood Boulevard, Paramount reunió a 
intérpretes del Cine Mudo. De pie, a la derecha está Betty Compson y a su lado 
(sombrero) Charles Ray, anterior propietario de su mansión. 2. con John Halliday

Sin acreditación en Strange cargo, 1940, 
protagonizada por Joan Crawford
Última película como protagonista, 1941,Continental, 
Edward Caye, con una joven Cyd Charisse 
(sin acreditar) en la útima foto

Un papel episódico en Mr.&Mrs. Smith 1941, Paramount, 
Hitchcock, con Carole Lombard y Robert Montgomery
17 años atrás ella era la protagonista y Hitchcock 
un principiante en Woman to Woman.
Última película en 1948

4 comentarios:

  1. Hola Eugenio:
    Muchas gracias por tu magnífica entrada sobre Betty Compson quien confieso que desconocía. He buscado en youtube y hay algunas películas completas y este precioso fragmento donde muestra sus dotes de violinista.
    Gracias por mostrar a esta figura olvidada del cine. Un saludo afectuoso.
    Francisca Ferrer.
    https://www.youtube.com/watch?v=onCxkKyvKgo

    ResponderEliminar
  2. La mayor parte de las películas mudas, entre 1916 y 1924, su mejor época, han desaparecido. Como ocurre con muchas otras. Una verdadera lástima. Me alegro de que te haya gustado. ¿Sabes?, creo que Detrásdelaestantería y el Hollywoodmuypersonal, hacen una buena labor y yo, particularmente, disfruto mucho con los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una lástima porque son un verdadero testimonio del cine de ese momento. Muchas gracias por pasearte por mi estantería. Un abrazo.

      Eliminar