sábado, 7 de enero de 2017

BAMBI Y YO




Nacidos el mismo año
Bambi el 13 de Agosto y yo un poco antes, el 15 de Mayo. Tardamos en conocernos; casi ocho  años y fue con motivo de su presentación en Barcelona en 1950. Así que en este 2017 que comienza cumpliremos 75 años, si a mi no me aguan la fiesta... 

Como se puede observar en la imagen siguiente, a las pocas semanas del nacimiento, su madre se sentía orgullosa y Bambi se sentía la mar de bien, querido, protegido y, probablemente, a punto de dormirse después de haber sido alimentado.


La ternura con que la madre le contempla es similar a la de 
cualquier madre, sea en el reino de los racionales o de los 
irracionales. Es evidente que Walt Disney y sus dibujantes 
además de plasmar con fidelidad los movimientos de los animales 
supieron reflejar la ternura de una madre orgullosa de su hijo
Recuerdos entrelazados
de la película, de quienes intervinieron en ella y del autor del trabajo

Bambi debía ser en principio el segundo largometraje de Walt Disney, después de Blancanieves y los siete enanitos (1937), pero las grandes dificultades técnicas y artísticas para solventar la animación de los diversos personajes y hacer que sus movimientos parecieran reales, así como el coste de la producción, retrasaron el proyecto cinco años. por otra parte, los comienzos de los 40s fueron muy complicados por las reivindicaciones salariales, a pesar de que los sueldos en los estudios Disney eran los más elevados dentro de su categoría. La información de Wikipedia es bastante completa tanto en este apartado como en los restantes. 



En las fases de pre-producción y de realización Walt Disney
llenó el Estudio de Bambis de diferentes edades, para que
tanto él como el resto de dibujantes captaran la forma
de moverse de los animales a fin de que resultaran naturales.
Algunos de los movimientos fueron particularmente difíciles
A causa de la Segunda Guerra Mundial y -a su conclusión-, el posterior bloqueo por parte de los Aliados, las producciones de Hollywood a España llegaban con notable retraso. Así, a mis padres les dio tiempo de llevarme al estreno en Barcelona en 1950, a una edad a la que ya no era tan niño como para no saber valorar que aquella película de dibujos animados era diferente: bastante más realista de lo habitual en ese tipo de producciones dirigidas a un público infantil. Mis lágrimas, junto como las de muchos niños, corrieron a raudales por mis mejillas porque dejaba claro que la vida podía ser muy difícil y la muerte de los seres queridos o la destrucción de la Naturaleza era algo real. En mi pasado de espectador de cine Bambi es una película inolvidable, más que cualquier otra de dibujos animados e, incluso, de la mayoría de otros géneros. 





LOS REYES DE 1951
Unos meses después del estreno los Reyes Magos me trajeron el álbum de cromos de la película y varios sobres para empezar ese mismo día a rellenarlo. El kiosco de la esquina de C/Muntaner-C/Rosellón, justo enfrente del Colegio de San Miguel, fue mi punto de compra principal de sobres, pero cuando empezaron a repetirse los cromos amplié el radio de acción, a los de Aribau-Córcega y Aribau-Provenza. Pensaba que el cambio de puesto de venta podía hacer que el contenido de los sobres fuera algo diferente, como si unos kioscos pudieran tener cromos que otros no tenían. Incluso le decía el kiosquero: "Démelos salteados", como si el hecho de no darme los sobres consecutivos del paquete que tenía, asegurase una mayor probabilidad de que fueran diferentes.




Portada, 1ª página y contraportada
 Con el tiempo el kiosco de Aribau-Provenza se convertiría en mi preferido porque tenía muchas más publicaciones que los otros dos. El propietario era Alfonsoun hombre dinámico, emprendedor y muy cordial, al que se le podía pedir cualquier ejemplar atrasado de lo que fuera con la convicción de que si era posible, lo iba a conseguir. Su kiosco se parecía más a uno Las Ramblas que a uno de barrio.  Debía estar en la treintena en esa época. Faltaban varios años todavía para que yo descubriera que los domingos por la mañana, en el Mercado de San Antonio o en la Plaza Real, se podían intercambiar con otros críos los cromos repetidos. Cuando lo supe ya se me había pasado la época de coleccionarlos. 

.Muntaner-Rosellón .Aribau-Córcega .Aribau-Provenza

El hombre de los Fondos 
El pasado 30 de Diciembre falleció Tyrus Wong a la edad de 106 años. Fue pintor, dibujante y diseñador, entre las diversas facetas artísticas que desarrolló a lo largo de su vida. La noticia se publicó en diferentes medios de comunicación de todo el mundo. Al hacer la reseña se hacía hincapié en su aportación a la creación de la película de dibujos animados Bambi, producción Walt Disney de 1942 y al tardío reconocimiento de la productora a su trabajo en el film. 






En algunos casos las informaciones daban la impresión de considerar a Wong poco menos que la parte fundamental en la creación y desarrollo de la película. Su aportación fue muy importante, principalmente en la creación de los fondos, que es como aparece acreditado en la ficha técnica. Parece evidente, no obstante, dada su notable capacidad como artista creativo y su enorme sensibilidad, que su opinión debió ser tenida en cuenta en otros apartados, pero de ahí a considerarlo poco menos que el padre de la criatura media un abismo. 

LOS PADRES DE BAMBI
El padre literario de Bambi fue el escritor Felix Salten y el padre artístico, Walt Disney. Disney, como todos los grandes creadores situados en un nivel superior de inteligencia, creatividad y capacidad para plasmar sus sueños en realidades concretas, fue mucho más lejos a lo largo de su carrera profesional. Era un productor creativo nato, capaz de aunar fuerzas, talentos, capacidades artísticas y económicas. Creó a su alrededor un imperio artístico y empresarial. Se podría decir que la faceta de dibujante se le quedó pequeña; su enorme creatividad y visión de futuro iba más allá; de ahí que los primeros cortometrajes del inicio de su carrera pronto se convirtieron en largometrajes cada vez más ambiciosos. A principio de los años 1950s ampliaría su campo de producciones a los documentales, como The living desert (El desierto viviente), 1953 las películas de personajes reales, la primera de las cuales fue La isla del tesoro, 1950. En los 1955 se inauguró Disneyland, con su propio ferrocarril. Previamente había visitado los que existían en otras partes, pero los encontró mal organizados, sucios y muy lejos de lo que tenía en perspectiva. En la década del los 60s Disney era un coloso de la industria del cine y del entretenimiento.

EL DOBLAJE
Bambi supongo que se dobló en Argentina, ya que el director de doblaje fue el cineasta Luis César Amadori y los intérpretes también. Como dato anecdótico, Narciso Ibañez Serrador, entonces un niño, dobló al conejo Tambor. Recuerdo que mi madre recordaba haber visto en teatro a la actriz argentina Pepita Serrador -madre de Chicho Ibañez- pero no a su esposo Narciso Ibañez Menta, quizá porque en esa época ya se habían separado. Los tres hicieron gran parte de su carrera en Argentina, tanto en cine como en teatro, pero pepita Serrador actuó con gran frecuencias en teatros españoles durante la década de los 50s, mientas que padre e hijo y continuaron su carrera en España a partir de la segunda mitad de los 60s.


Chicho Ibañez Serrador con su madre, Pepita Serrador,
y su personaje en la versión en castellano, Tambor (Thumper)
Felix Salten es el verdadero padre de Bambi.
Nació en Budapest (Hungría) en 1869 y falleció
en Zurich (Suiza) en 1945. Salten, judío, emigró a Suiza
huyendo de los nazis, que habían prohibido sus obras.
Escribió novelas, ensayos, artículos para periódicos
y revistas, guiones de cine... Sin embargo, su obra más
conocida sigue siendo Bambi, cuyos derechos
para el cine vendió en 1933



11 comentarios:

  1. Eugenio, acabo de descobrir aquest, el teu blog, amb aquesta entrada, que m'ha encantat... m'agrada com escrius, expresses, transmets, i com enllaces els temes... No sóc cinèfil, però em faig seguidor... Enhorabona!!!
    Miquel F Pacha

    ResponderEliminar
  2. Eugenio, acabo de descobrir aquest, el teu blog, amb aquesta entrada, que m'ha encantat... m'agrada com escrius, expresses, transmets, i com enllaces els temes... No sóc cinèfil, però em faig seguidor... Enhorabona!!!
    Miquel F Pacha

    ResponderEliminar
  3. Yo aún tardaría unos años en ver Bambi. Tuve que esperar a una de esas reposiciones con carácter de estreno que antes tanto abundaban y te ofrecian la posibilidad de ver grandes películas. Evidentemente, también lloré. En el Clot también compraba los cromos en un quiosco; en Mallorca con Independència. Le llamábamos el quiosco del "manco" porque había perdido las manos en la guerra. Y en una paperería de la calle Rogent podíamos cambiar los repetidos.

    ResponderEliminar
  4. Eugenio, mejor imposible! Somos de la misma generacion y he recordado y revivido palabra por palabra. Yo vi la pelicula en el cine de la avenida de la luz y llorando, llorando! Fan de Bambi y Tambor aunque de Disney me gusta todo el cine de aquella època.

    ResponderEliminar
  5. Miquel FP, respecto a lo que comentas, me alegra porque cuanto escribo gira alrededor de mis propios recuerdos, de lo que he vivido o he sido espectador en las vivencias de otras personas. Que otras personas se sientan identificadas, o les guste, es muy gratificante.

    ResponderEliminar
  6. Enric, la versión que tu viste puede que ya fuera con doblaje hecho en Madrid o, más probablemente, en Barcelona, quizá en las instalaciones de MGM en C/Mallorca, entre Aribau y Enrique Granados. Los doblajes argentinos siempre me han gustado en películas de dibujos animados. Cromos y kioskos son parte muy importante de nuestra infancia.

    ResponderEliminar
  7. Gloria, creo que nos identificamos tanto con Bambi y lloramos por lo que pasaba, porque es una película diferente dentro de su género. Nos acercó más que ninguna otra a la realidad, a que en la vida no todo iba a ser un cuento de hadas.

    ResponderEliminar
  8. Eugenio,gràcies per fer me retornar a la meva infantesa. Jo també sóc del 42 i també recordo haver vist la película a l'Avinguda de la Llum. I plorant, evidentment..!! Com casi tots els nens de d'aquella edat, més o menys..! Quina vida més dura..!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kikerius, me alegro de que te haya gustado. Yo también lloré. Creo que fue la primera vez que veía una película de dibujos que parecía real. He tardado en contestar porque no es frecuente que me pongan comentarios y dando un repaso al blog lo he visto. Gracias.

      Eliminar
    2. Hola, Kikerius, me alegro de que te haya gustado. Yo también lloré. Creo que fue la primera vez que veía una película de dibujos que parecía real. He tardado en contestar porque no es frecuente que me pongan comentarios y dando un repaso al blog lo he visto. Gracias.

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar