sábado, 13 de junio de 2015

S. SYLVAN SIMON

A propósito de
S. SYLVAN SIMON 
Director y Productor de Cine



Preparando MELODRAMAS, mi último trabajo en este blog, apareció el nombre del director y productor S. Sylvan Simon. Confieso que no lo recordaba y tuve que buscar quién era y qué había hecho. Como suele pasar cuando se trata de alguien que la Crítica -o el Tiempo y los Espectadores- no ha colocado en el Olimpo de los maestros o de las estrellas, nadie o casi nadie se acuerda de él, a pesar de ser su trayectoria muy apreciable. La información es escasa y requiere paciencia encontrarla; en el bien entendido de que por bien que se busque -al menos dentro del margen de maniobra de que dispongo- no es mucho lo que se puede conseguir. No obstante, como tampoco pretendo escribir su biografía, ni hacer un trabajo exhaustivo, sino recordar el trabajo de una persona que hizo cosas muy interesantes a lo largo de su trayectoria profesional, espero que cuanto aparece en este artículo sea suficiente para hacer comprender lo meritorio de su trabajo.

La primera vez que debí saber de él -inconscientemente, puesto que el suyo era un nombre más entre muchos leídos, aunque con letras más grandes- tendría yo seis o siete años, leyendo los títulos (Nota 1) de la película Bad Bascomb (Bascomb el zurdo), que vi con mis hermanos, posiblemente en el Cine Alondra de Barcelona. Unos años después es probable que la volviera a ver en alguna sesión de cine de los viernes por la tarde en el Instituto Jaime Balmes.

Bad Bascomb (Nota 2) era una producción MGM de 1946, dirigida por Sylvan Simon con Wallace Beery y Margaret O'Brien, una niña entonces, que ocupaba el lugar que dejaba libre, por razones de edad, Elizabeth Taylor.


¿Cómo surgió la relación entre Melodramas y Sylvan?

Sylvan dirigió uno de los ejemplos de melodrama de mi trabajo: Washington Melodrama, una producción MGM de 1941, interpretada por Frank Morgan, Ann Rutherford, Kent Taylor y Dan Dailey (nota 3).

Como la curiosidad le puede al gato y al investigador (aunque lo sea a una escala muy modesta), quise saber más. Y salieron cosas -no demasiadas- de sus sólo 41 años de vida.

Sobre S. Sylvan Simon 

Nació en Chicago en 1910 y murió en Beverly Hills en 1951. Dirigió su primera película en 1937, en la primera mitad de los 40s simultaneó producción y dirección para, a mediados de la década centrarse en la producción. Su muerte prematura puede explicar porqué se recuerda tan poco de él -si es que se recuerda algo- a pesar de que pocos meses antes de su fallecimiento fue nominado al Oscar como productor de Born yesterday, Columbia Pictures, 1950, dirigida por George Cukor e interpretada por Broderick Crawford, Judy Holliday (oscar a la mejor actriz) y William Holden.

Como se puede observar, el nombre de Sylvan aparece
antes que el de Cukor y con igual tamaño de letra.
(Nota 4)

Sylvan con Glenn Ford e Ida Lupino (futura directora)
en un descanso del rodaje de Lust for gold, 1949
Sylvan puede que no fuera un director excepcional, de los que dejen huella, cualquiera que sea su éxito mientras están en activo. Un par de años después de su muerte, con sólo 41 años, se iniciaba el principio del fin de la Era de los Grandes Estudios y es imposible saber si sus condiciones hubieran permitido -con la Industria del Cine en plena transformación- el despegue definitivo de su carrera. Era, evidentemente, un hombre de Estudio, capaz de afrontar cualquier aspecto de la producción, con inteligencia, iniciativa e intuición. 

¿Hubiera sido suficiente para llevar a cabo mayores empresas? No lo se. Como director o como productor, dejó una serie de películas, muchas de las cuales están al alcance de cualquier persona aficionada al cine y que puede valorarlas con la perspectiva que da las seis o siete décadas que han transcurrido desde que se hicieron.

En Wikipedia se puede encontrar la relación completa de sus películas como director y como productor. Géneros diversos, películas muy apreciables -se consideren o no dentro del contexto de la época en que se realizaron- e intérpretes muy destacados a los que ayudó a convertirse en estrellas cuando estaba en sus comienzos o pasaban por momentos delicados.


1940, Una comedia de sus primeros tiempos como director.
Two girls on Broadway, MGM , también de 1940, pero un musical: George Murphy, Lana Turner y Joan Blondell.
Lana Turner
 ya era una actriz en pleno ascenso, 
aunque convertirse en una estrella tardaría unos años.

Trish, 1942, primer papel destacado de una estrella en alza,
Susan Peters (1921-1952), con el futuro director, Richard Quine

en el reparto. Susan Peters y Quine se casarían al poco tiempo.

Sylvan tenía una relación muy cordial con sus actores.
Paseando con
Susan Peters y Lee Bowman
durante el rodaje de Trish.
Un Thriller, 1948. Sylvan se movía con soltura en en todos los géneros,
como se puede comprobar en esta selección de películas.
 

Dirigió varias películas del dúo Abbot-Costello. Esta data de 1942.
En el principal papel femenino, Kathryn Grayson, actriz y cantante
que empezaba a destacar después de un largo aprendizaje en MGM.

De la serie sobre la perra Lassie, MGM, 1945. Peter Lawford,
un actor en pleno ascenso, lejos todavía de formar parte del
Rat Pack (el Clan Sinatra) y emparentar con los Kennedy.
En el reparto, en un papel secudario, Nils Asther,
que protagonizó dos películas con Greta Garbo.


LAS NOTAS DE PIE DE PÁGINA 

Nota 1. Siempre he tendido la costumbre de leerme todos los "letreros", aunque a veces tenía que espabilarme porque cambiaban rápido. Fue un buen entrenamiento que me proporcionó una rapidez lectora considerable, me ha sido útil en numerosas ocasiones y, como todo lo que se aprende de muy joven, no decae con los años, dentro de lo que cabe.
Cuando lo de poner los títulos -a veces interminables- pasó a convertirse en el cierre de la película, dejé de hacerlo, a no ser que coincidiera con una parte de la Banda Sonora que me gustaba.

Nota 2. Este programa es de los que se repartían para anunciar un estreno próximo. Lo he encontrado en el Blog, "La caja de mi tío", de Joaquín M. Mollinedo. Según explica el Sr. Mollinedo, su tío le dejó una caja de zapatos, con muchos más, y un listado de las películas que había visto a lo largo de su vida.



Wallace Beery, un excelente actor y un experto piloto. 
Su primera esposa fue Gloria Swanson. El programa corresponde 
a los encontrados por Joaquín M. Mollinedo
El matrimonio duró tres años (1916-1919). Se atribuye el divorcio 
a la bebida y a la violencia doméstica, pero  dos personalidades fuertes, 
con carreras en alza, que eran prioritarias para ambos, 
era difícil que siguieran juntos mucho tiempo.

Nota 3. Sylvan todavía se encargaba exclusivamente de la dirección. Dan Dailey, en los comienzos de su carrera, tenía el tercer papel masculino. Dailey, buen bailarín, se especializó en películas musicales al regreso de la Guerra, aunque el declinar del género a partir de mediados de los 50s, afectó a su carrera.



Nota 4. Como era habitual hasta bien entrada la década de los 60s el tamaño de letra del director era muy inferior y a veces tan minúsculo que pasaba casi desapercibido. Tendría que llegar la revista francesa Cahiers de Cinema y la Nouvelle Vague para que el director cobrara su verdadera importancia. En Estados Unidos el escritor y periodista Peter Bodganovich -y director a partir de finales de los 60s- haría lo mismo. Al cabo de los años, la labor de los directores ha adquirido tal importancia para la Crítica -especializada o no- que los intérpretes son poco menos que ignorados a la hora de analizar una película, salvo que sean santo de su devoción. O, lamentablemente, para atribuirles parte del fracaso, menospreciar su trabajo o ridiculizarlos si les tienen manía. 


Antes de dedicarse a la dirección de películas y posteriormente, 
en diversas épocas, Peter Bodganovich escribió sobre directores 
e intérpretes, en ocasiones después de largas conversaciones. 
Próximamente, un trabajo, ya muy avanzado, sobre John M. Stahl y Doglas Sirk, a no ser que... surja algo que me llame mucho la atención.



1 comentario:

  1. Sylvan Simon es de aquellos nombres que suenan, aunque no los acabes de ubicar del todo. He visto muchas de sus películas como director y como productor, y sin embargo, no las asociaba con él. Es lo que ocurre si no eres un gran experto y el personaje en cuestión no es un figurón, sino lo que se solía llamar eufemísticamente "un buen artesano",

    ResponderEliminar