lunes, 12 de mayo de 2014

RUTH ELDER, aviadora y actriz de cine - MANUEL CHAVES NOGALES, periodista y escritor




En 1927 el periodista Manuel Chaves Nogales ganó el Premio Mariano de Cavia, otorgado por ABC a su artículo,  “La llegada de Ruth Elder a Madrid”.




Quién fue Manuel Chaves Nogales debería resultar obvio, por su categoría como escritor y periodista, pero durante décadas, los sicarios del Movimiento (Régimen Franquista) se encargaron de borrar cualquier vestigio de su persona -o de su obra- que pudiera darlo a conocer; tarea en la que eran verdaderos expertos.
Con todo, hay que decir que Chaves Nogales se exilió voluntariamente, en 1937, de la Zona Republicana, porque poco le importaba ya el resultado final de la Guerra Civil. Según sus propias palabras: “cualquiera que sea el futuro dictador de España va a salir de un lado u otro de la trinchera”. Lo que había visto en ambas zonas en apenas un año de Guerra Civil, había sido suficiente para saber qué se podía esperar de cualquiera de los bandos.
Sin embargo, no hay dictadura que pueda impedir que la obra y los méritos de una persona –en este caso, Chaves Nogales- se conozcan, aunque lamentablemente, ni el autor ni quienes hubieran podido gozar de su obra, puedan hacerlo en el momento adecuado. 


El resultado del viaje se plasmó en dos libros




Entrevista al Presidente de la 2ª República, Niceto Alcalá Zamora
El conocimiento de la personalidad y hazañas de la aviadora y actriz Ruth Elder, se produjo mientras escribía “Un Hollywood muy personal”. En mi afán de estudiar la profunda relación entre cineastas, deportistas, intelectuales y científicos durante las décadas de los 20s y los 30s del pasado siglo, la "encontré" al iniciar el apartado dedicado a la aviación. Fue la primera mujer que estuvo a punto de completar la travesía del Atlántico -le faltaron sólo unos 400 kms de distancia- cuando ya había recorrido más de 2600. Su regreso a USA fue muy similar al de Charles Lidberg, el único que lo había conseguido hasta entonces. Cautivado por su personalidad, investigué a fondo, aunque no pudiera dedicarle demasiado espacio dentro de la obra. A través de ella llegué a Chaves Nogales, al premio, “La llegada de Ruth Elder a Madrid” y a Libros del Asteroide, editorial que ha publicado su obra, que recomiendo a quien no la conozca. 


Elder participó en numerosas travesías y raids aéreos
y fundó una compañía de transporte aéreo.


Queda aquí el recuerdo de esas dos grandes personalidades, unidas brevemente por un motivo concreto, el viaje a Europa de Elder, merced al olfato periodístico de Chaves Nogales, cautivado en su momento por la personalidad de la aviadora. Muchos años después, el influjo se traslada a otra persona y, espero que también, a quienes dediquen algo de su tiempo a ver y leer este breve reportaje.