martes, 28 de enero de 2014

RASHOMON


28 imágenes y algunas consideraciones 

a propósito de “Rashomon”, 

de las Hermanas Makioka 

y de dos grandes actrices: 

Machico Kyo y Claire Bloom.



Rashomon: Cartel original, con Toshiro Mifune y Machico Kyo
Es un recorrido en tres etapas y varias notas complementarias, necesarias para llegar al final: la recuperación del interés por una cultura lejana, distinta, atrayente y desconcertante en ocasiones.

1. El punto de partida ha sido Barcelofilia, en donde alrededor de Miquel Barcelonauta se ha formado un grupo de personas, expertos "arqueólogos" de la Barcelona de los últimos 150 años.

2. Maria José Gonzalez: Sus comentarios e indagaciones, sobre temas muy diversos, a la busca y captura de fotos y documentos para colocar en Barcelofilia, me han conducido a su página en Facebook y a sus fotos, en Spaewaif.

3. Mi hermana Rosario, Jumilla, “Rashomon”. En realidad, es el origen. Fue en 1953, en Jumilla, el pueblo natal de mi madre, cuando tenía once años, en una terraza de verano, en compañía de Rosario. Sesión de cine de notables contrastes: empezó con la actualidad a cargo del NO-DO, típica de aquellos tiempos: idílica para noticias nacionales, turbulenta o anecdótica en las del extranjero y siniestra para las referentes a más allá del Telón de Acero. Combinadas con eventos sociales, fiestas típicas, toros y deportes, en un excelente lavado de cerebro para unos, motivo de indignación para otros o de inmenso aburrimiento para la mayoría. Luego, “Rashomon”, dirigida por Akira Kurosawa, con un guión basado en un cuento de Ryunosuke Akutagawa. El recorrido del leñador por el bosque arrancó diversos comentarios “jocosos”, pero conforme avanzaba la trama, cesaron. A su término se produjo un espontáneo y masivo suspiro de alivio. 


La duración del recorrido del leñador por el bosque provocó la impaciencia 
de gran parte de los espectadores.

El leñador, uno de los personajes clave

Un momento del rodaje: 
Toshiro Mifune y Machiko Kyo actúan bajo la atenta mirada de Akira Kurosawa

Sin solución de continuidad empezó la otra película, "Un caballero andaluz", con Carmen Sevilla y Jorge Mistral. La explosión de júbilo fue casi unánime.

Desde mi punto de vista de niño,
encontré más exòtica "Un caballero andaluz", que "Rashomon".

El impacto de “Rashomon” sobre nosotros fue instantáneo. Permanente en ella y con altibajos por lo que a mí respecta, pues duró una quincena de años. Luego, otros intereses y una caída radical de películas japonesas en las pantallas de Barcelona y de novelas en las librerías, enfriaron mi interés. Como casi siempre, la atracción se había despertado por generación espontánea, no porque alguien me lo recomendara, leyera una crítica favorable o se vendiera mucho. 
De los autores japoneses que leí, Junichiro Tanizaki,  fue el preferido. Rebuscando entre mis libros, he conseguido encontrar "Las hermanas Makioka" y "Cuentos crueles", en las ediciones de Seix-Barral, de 1966.

Edición en castellano de "Las hermanas Makioka" de Junichiro Tanizaki, 
de la Editorial Seix-Barral, 
que me compré en la Librería Astrea, de Barcelona. 

En una página web encontré unas posibles Hermanas Makioka, según Luis Moreno Villamediana,
que escogió el siguiente párrafo de la obra:
"Cuando eran chiquillas les deleitaba sobre todo la manera con que, en el solfeo,
el samisén hacía eco a la palabra 
chirimen
 del estribillo, ‘crespón". (pag. 69) 
¿Están en el orden correcto, Tsuruko, Sachiko, Yukiko y Taeko?

“The outrage”, Martin Ritt.
En 1964, el director Martín Ritt hizo una versión de "Rashomon", "The outrage". La Historia del cine de Hollywood está llena de versiones propias de grandes éxitos del cine europeo o japonés. En ocasiones, importando a sus intérpretes principales y al director de la versión original. No fue éste el caso; Paul Newman, Claire Bloom, Laurence Harvey y Edward G. Robinson fueron sus intérpretes principales. Michael y Fay Kanin fueron los encargados del guión


1. La actríz inglesa Claire Bloom y Paul Newmann interpretaron a los personajes
de Machiko Kyo y Toshiro Mifune. 2. Laurence Harvey interpretó al marido.

Machiko Kyo (Osaka, 1924).
La imagen que ha llegado a nuestras pantallas de Machiko Kyo ha sido la de “japonesa de cine”, tradicional. En películas dramáticas, de época y ataviada siempre con el vestido típico, fuera de geisha o de ama de casa. Al igual que en su única película americana, “La casa de té de la luna de agosto” -aunque en este caso se tratara de una Comedia- producción MGM, dirigida por Daniel Mann; en donde compartió protagonismo con Glenn Ford y Marlon Brando. Era una actriz muy completa, de amplio registro; hacía publicidad y no rehuyó interpretar films de notable contenido erótico. Empezó como bailarina a los 18 años y debutó en el Cine en 1949 en "Chijin no Ai". Kurosawa la vió y la escogió para "Rashomon". Kenzi Mizoguchi fue uno de sus directores predilectos.







Cuatro fotogramas de "Rashomon"

En un anuncio para Asahi


Marlon Brando, Machiko y Glenn Ford en un descanso del rodaje
y en el Set, entre Eddie Albert y Ford, esperando intervenir.






En poses publicitarias y en portadas de revistas



Dos fotogramas de "Tanin no kao" ("Tengo la cara de un extraño"), de Hiroshi Teshigahara. 
Una Machiko muy distinta.

Claire Bloom (Finchley, Reino Unido, 1931). 
Charles Chaplin la escogió para protagonizar "Limelight" (Candilejas). Fue el comienzo de una larga trayectoria en el Cine, simultaneada con el Teatro, en donde precisamente intervino en la versión teatral de Rashomon, en 1959. Años más tarde, ya en su etapa de madurez, fue Lady Marchmain, en la versión para la televisión de "Brideshead revisited" ("Retorno a Brideshead"), basada en la obra de Evelyn Waugh, protagonizada por Jeremy Irons, en los comienzos de su carrera.

Claire Bloom en una foto de estudio

Recibiendo instrucciones de Charles Chaplin en el set de rodaje de "Candilejas"

Con su esposo, el actor norteamericano Rod Steiger, y su hija
Con Richard Burton en Hamlet.

Con Yul Brinner en "Los hermanos Karamazov".

Con Jeremy Irons en la versión televisiva de "Retorno a Brideshead"
Por uno de esos misterios, típicos del mundo de los libros en nuestro país, para mi absolutamente incomprensible, ninguna editorial se ha dignado publicar "Leaving a doll's house" ("Dejando casa de muñecas"), las memorias de Claire Bloom. En ellas cuenta sus relaciones profesionales con actores y directores,  desde sus comienzos en el Teatro, como la Ofelia de Hamlet y en el Cine, como protagonista de "Candilejas", con apenas veinte años. También, sus matrimonios, con Rod Steiger y Hillard Eskins y relaciones personales con Richard Burton y el escritor Philip Roth, ésta última particularmente difícil.