martes, 25 de noviembre de 2014

RUMBO A CALIFORNIA



THE FAR WEST: 
EXILIADOS EUROPEOS EN HOLLYWOOD



PRÓLOGO
Empiezo con un repaso a la Historia, nada exhaustivo, que tiene como objetivo introducir en el tema principal, los exiliados que trabajaron en California y, en particular, en Hollywood. Quienes deseen una información mayor sobre el tema pueden encontrarla en numerosos libros publicados, algunos excelentes.
Como es habitual en este blog, cuanto aparece está escrito a través de un punto de vista muy personal.
He distribuido el trabajo en capítulos, que iré publicando de forma sucesiva.
1. Los antecedentes.
2. Los sepultureros de la Paz.
3. Rumbo a California
4. Casos Particulares: Cineastas, Escritores, Músicos…

CAPÍTULO 1
LOS ANTECEDENTES

E
n Alemania, la extrema contundencia de las sanciones impuestas por los ganadores de la Primera Guerra Mundial, condujo a la inestable República de Weimar a crisis constantes. La  agitación social ante la situación de pobreza de amplias masas de población se tradujo en altercados continuos en las calles. Al comenzar la década de los 30s parecía aconsejable un cambio drástico, aunque no se viera claro quién o quienes estaban en condiciones de hacerlo y hacia dónde iba a conducir. Posiblemente, a muchas personas no les importara demasiado que persona o partido asumía la responsabilidad, mientras fuera capaz de facilitarles un empleo digno, mantener a sus familias, educar a sus hijos y llevar, en suma, una vida mejor. Todo ello, dentro de un país que recuperase la moral y con la confianza que genera comprobar que es el conjunto de la población quien experimenta la mejoría, y no sólo la propia persona y su entorno más cercano.


El desconcierto entre la clase política, la empresarial, la trabajadora, la universitaria y, en general, entre la inmensa mayoría de la población, fue aprovechada por Adolf Hitler para conseguir una situación de ventaja y acceder a la Cancillería. En apariencia,  por procedimientos democráticos. En rigor, mediante unas elecciones adulteradas por los violentos actos intimidatorios de sus fuerzas de choque en los meses anteriores a los comicios, la eliminación de numerosos opositores y el amedrentamiento de otros. La maquinaria del Partido Nazi no tuvo ningún tipo de oposición desde el nombramiento de Hitler como Canciller en Enero de 1933. Un mes después, el misterioso incendio del Reichstag (Parlamento) le permitió a Hitler convencer al Presidente von Hindenburg, casi senil y al que restaban escasos meses de vida, para que le concediera amplísimos poderes. Con el fallecimiento de Hindenburg, en Agosto de 1934, empezó de manera oficial el Tercer Reich y Adolf Hitler fue nombrado Führer.

Von Hindenburg Appointing Hitler to Chancellorship
Adolf Hitler estrecha la mano del presidente de la República, Paul von Hindenburg. Detrás, Hermann Göring y a la izquierda, con sombrero de copa, Joseph Goebbels. El anciano mariscal morirá unos meses después y los tres, en columna, que se creen que van a conseguirlo todo, se suicidarán 12 años después. Hitler y Goebbels a punto de finalizar la Segunda Guerra Mundial y Göring, un año después, en la prisión, dos horas antes de ser ejecutado en la horca.

  
Hitler, Hindenberg, and Goering
Adolf Hitler ya es Canciller. Von Hindenburg, muy anciano, se ha tenido que rendir a lo inevitable. Göring planifica sobre la marcha. Detrás, el engranaje nazi, Ejército, Gestapo, SS y SA, lo domina todo, aunque estos últimos tienen los días contados y en cuestión de meses, durante la Noche de los Cuchillos Largos, sus dirigentes y muchos de sus miembros serán asesinados y la organización, desarticulada. Los Dictadores tienen siempre muy claro que, además de a los opositores, se tiene que suprimir a los aliados "molestos".

En unos meses la sorprendente rapidez y la eficacia con la que el Régimen Nazi puso en marcha sus reformas causó admiración y tuvo no pocos seguidores, incluso en los países de mayor raigambre democrática. Fue un cambio espectacular, basado principalmente en gastos en material militar y obra pública, que sacó al país de la desolación, eliminando la sensación de humillación, consecuencia de la derrota, la pérdida de territorios, el empobrecimiento de la población y las enormes compensaciones a los países vencedores, que hacían casi imposible una recuperación económica.

Era muy fuerte el contraste con la situación en los países vencedores –Estados Unidos y Francia, principalmente, e Inglaterra en menor medida-, que pugnaban todavía por salir de la crisis. En los cuatro años transcurridos desde el inicio de la Gran Depresión ninguno de los diferentes gobiernos que se sucedieron se mostró capaz de encontrar la solución adecuada para superarla. 

Una obra monumental: la red de autopistas
El estadio Olímpico

En esos momentos, parecía evidente que los regímenes dictatoriales gobernantes en Italia, Japón y Alemania aplicaban mejores remedios para salir de la crisis. Crearon expectativas favorables y parecía aconsejable utilizar sus métodos. No es de extrañar que se mirase hacia otro lado cuando estos regímenes empezaron a mostrar su verdadera cara en otros apartados, generando, especialmente en la propia Alemania y zonas de influencia, una auténtica y más que justificada preocupación. 

Nazi Book Burning
La otra cara de la moneda: Mayo de 1933. Quema de libros. Pronto serían los seres humanos quienes estarían en peligro y muchos tuvieron que huir para salvar sus vidas.
Rápidamente, la preocupación condujo a la sospecha, y cuando ésta se convirtió en certeza muchas personas dejaron de sentirse seguras. En cuestión de meses el temor se transformó en auténtico pánico, cuando se fueron conociendo las consecuencias para las personas que no estaban de acuerdo con los postulados del Partido Nazi o, simplemente, se mantenían la margen. La gravedad de los acontecimientos provocó la huida de cuantos sintieron que su vida corría un serio peligro, en principio moderada en número, pero creciente conforme pasaban los meses y se iban conociendo los métodos que utilizaba para imponer su poder absoluto sobre personas, instituciones y bienes, aunque un espeso manto de silencio y de miedo las ocultase. Por otra parte, se empezó a hacer evidente que el goteo de anexiones territoriales era sólo el principio de un plan más ambicioso, consentido por las grandes potencias ante el temor al estallido de una nueva conflagración.
La anexión de los Sudetes. Luego, Checoslovaquia entera, mientras los restantes dirigentes europeos, acobardados, dejaban hacer. 


En principio, los fugados se trasladaron a los países limítrofes, pensando que allí estarían seguros. La persecución no sólo les afectaba a ellos individualmente sino que alcanzaba a sus familias, con la pérdida de todo cuanto poseían y su ingreso en campos de internamiento. Algunos pudieron sacar a sus familiares de Alemania y hacerlos llegar al país de acogida pero otros tuvieron que ver como se había convertido en algo imposible. Los países de acogida se hicieron progresivamente inseguros, de forma que Francia e Inglaterra fueron los lugares escogidos para una segunda emigración por parte de aquellos que pensaron en un principio que bastaba con abandonar Alemania para estar a salvo. Los más clarividentes, como Fritz Lang, no tuvieron duda de cuál era el único sitio seguro y su objetivo estuvo en Estados Unidos desde el primer momento. Tenían claro que una nueva guerra era inevitable y no estarían a salvo en ningún país del continente y, posiblemente, ni en Inglaterra. En 1940, con la mayor parte de Francia bajo administración alemana, la huida a América se convirtió en una verdadera odisea para quienes esperaron demasiado.

Fritz lang exiliado en Hollywood, con Marlene Dietrich, emigrante unos años antes. Con ellos Douglas Fairbaks Jr. Lang vió tan claro hacia donde se encaminaba Alemanis de la mano de los Nazis, que nada más entrevistarse con Joseph Goebbels, que le ofreció encargarse de la Cinematografía del país, rechazó la propuesta y salió pitando.



No hay comentarios:

Publicar un comentario