sábado, 2 de septiembre de 2017

AQUEL HOMBRE DE TANGER (THAT MAN FROM TANGIER), 1951-1953



DE LO QUE PUEDE SUCEDER CUANDO
SE ENCUENTRA UNA PELÍCULA OLVIDADA 
HACIENDO EL TONTO CON EL MANDO DE LA TV  

Y DÓNDE, a partir de un inesperado encantamiento
se cuenta cómo relacionar a una aspirante a estrella
SARA MONTIEL, con otra que lo fue, NILS ASTHER, amén de otros intérpretes de notable trayectoria, como ROLAND YOUNG, NANCY COLEMAN y JOSÉ SUAREZ
Todo ello, tras entretenidas pesquisas que le causaron gran satisfacción al arqueólogo internauta cuando mejoraron su trabajo y un profundo desasosiego si duendes y malandrines intentaban darle gato por liebre 

FICHA TÉCNICA DEL ENCANTAMIENTO
Producción:  Chamartin P.C. (España)-Elemsee Overseas Productions (USA)
Distribución: United Artist
Directores:    Robert Elwyn, Luis María Delgado
Guión:          John Meehan Jr., Tibor Rives
Fotografía:    Don Malkames 
Música:         Elizabeth Firestone
Intérpretes:  Nils Asther, Nancy Coleman, Roland Young, Sara Montiel,                                                        Margaret Wycherly, José Suarez, Julia Caba Alba, Juanita Manso... 
Rodaje:        1950
Estreno:       1953



Este cartel de Fiestas de la Virgen Blanca en Vitoria
(España), nos cuenta de qué va la película.
José Suarez, el marido seductor que desaparece y la millonaria seducida
Nancy Coleman, MaryEllen, y Nils Asther, Henri, esposo de alquiler  
Asther y Sara Montiel (Aisa), amante despechada
Aisa dispuesta a eliminar a su rival con la ayuda de una serpiente. 
Sus planes fallan y Henri y MaryEllen se enamoran y se casan de verdad.

Durante las décadas de los años 1960s y 70s las coproducciones entre productoras españolas y extranjeras eran habituales, hasta el punto de constituir una parte muy importante de la producción total. Durante los 50s fueron poco frecuentes, en especial en la primera mitad. "Aquel hombre de Tánger" es un caso verdaderamente atípico por tratarse de una coproducción entre España y EEUU, en pleno aislamiento del Régimen Franquista, que llevaba años afectando a la distribución de las películas de Hollywood. Basta, para hacerse una idea, con la fecha de estreno en España de una superproducción de David O. Selznick de los años 40s, "Duelo al Sol", que se estrenó en el Cine Tivoli de Barcelona durante las Navidades de 1953, con siete años de retraso.

Cuando Sara Montiel fue contratada para esta película ya estaba trabajando en México, a donde se había trasladado, cansada del tipo de películas que le ofrecían en España, en donde los principales papeles eran para Amparo Rivelles, Aurora Bautista, Ana Mariscal o Blanca de Silos, todas mayores que ella y algunas con tradición familiar en cine y teatro. Por otra parte, las múltiples limitaciones de la industria cinematográfica española eran un freno constante a cualquier intento de progresar. Vió con claridad que a pesar de sus cualidades la estaban encasillando en un determinado tipo de papeles y decidió marcharse. Decisión que terminaría por tomar Rivelles en la segunda década de los 50s, viendo como su propia carrera en el cine iba cuesta abajo, aunque, en su caso, influyeron cuestiones personales. Sin embargo, Montiel regresó en Agosto de 1950, meses después de emigrar, porque su participación en Aquél hombre de Tánger le pareció una buena oportunidad para darse a conocer en Estados Unidos, su verdadero objetivo. La presencia de dos actores consagrados como Nils Asther y Roland Young era un buen aliciente. En Diciembre, terminada su participación pero rodándose todavía algunas secuencias, volvió a Méjico, en donde su trabajo era mucho más valorado. Sus siguientes películas, grandes éxitos, le facilitaron recibir una oferta en firme para rodar en Hollywood. 
Primeros tiempos en Hollywood
Aquel hombre de Tánger reunía todas las condiciones para deambular de cine en cine por las carteleras con más pena que gloria, como así fue. Era uno de esos films que se estrenaban en España en los días previos a la Navidad para cubrir el cupo de películas nacionales, con vistas a presentar el estreno navideño destacado el 22 o 23 de Diciembre, a no ser que inesperadamente dicha película tuviera éxito, en cuyo caso se posponía el estreno previsto. No fue así: estuvo en cartel del 14 noche al 21 tarde en el Cine Montecarlo. En esas mismas fechas se estrenó en el Cine Coliseum, Nadie lo sabrá, protagonizada por Fernando Fernán Gomez con el mismo propósito: cubrir cuota y retirarla en menos de una semana; en este caso, para ser substituída por El mayor espectáculo del mundo, de Cecil B. de Mille.

El paso del tiempo no la ha dejado peor que otras de la misma época -hechas con más medios-, por la sencilla razón de que en ningún momento se confió en que tuviera éxito. Los mimbres con los que se hizo el cesto aparentemente no daban para mucho más: un presupuesto insuficiente; un argumento muy manido y unos diálogos poco inspirados; intérpretes destacados en su momento, pero ya en el ocaso de sus carreras, dos de ellos jóvenes pero poco conocidos; dos directores, el debutante Robert Elwyn -que no volvió a dirigir-, y Luis María Delgado, casi debutante y de larga y nada deslumbrante trayectoria posterior, si es que efectivamente fue él quien codirigió...

La crítica del periódico barcelonés La Vanguardia, firmada por P.V.B. el día 15, siguiente al del estreno, no ayudó a despertar el interés por la película. Como prueba evidente de lo poco que se esperaba de ella, en esa misma página ya se empezaba a anunciar -aunque no se dijera la sala- la película escogida para substituirla, "Mandy", una producción inglesa de J.Arthur Rank, dirigida por Alexander Mackendrick y protagonizada por la actriz infantil, Mandy Miller, con Phyllis Calvert y Jack Hawkins  

Del periódico La Vanguardia del 15 Diciembre 1953, con la crítica 
y el anuncio de la que van a estrenar inmediatamente en el mismo cine
No se trata, pues, de una película maldita, víctima de una serie de circunstancias inesperadas, ni de una película de culto, a la que un mesías de la crítica o del artículo rescató del olvido para que comprobáramos lo injusto que fue que se la condenara al olvido. Lo injusto, en realidad, fue que los productores no pusieran más de su parte para que la película fuera mejor.

Con todo, pasados los años; es una muestra interesante de una época y de una manera de hacer cine que ya estaba anticuada cuando se realizó. Sin embargo, con un guión mejor, unos diálogos menos insulsos y un director más competente se hubiese podido conseguir una buena película. Los intérpretes daban para mucho más, cualquiera que fuese su estatus en el momento de rodar la película. Entre ellos hay nombres conocidos y recordados, como Nils Asther y Roland Young, que protagonizaron o tuvieron papeles muy destacados en películas notables junto a grandes estrellas. Otros, debutaron en el cine ya mayores, como Margaret Wycherly, o Juana Manso, pero en papeles de importancia. En cuanto a Sara Montiel, en muy poco tiempo se convertiría en una estrella y la primera española en destacar en Hollywood después de María Albaveinte años atrás (4ª entrada más seguida en este mismo blog) y Conchita Montenegro (próximamente). José Suarez fue uno de los actores más destacados de los años 50s y buena parte de los 60s, con películas muy notables en su historial.

Sea este breve recordatorio -principalmente en imágenes- un reconocimiento a la labor de todos ellos y, también, una buena manera de comprobar que esos hilos de los que tira el investigador amateur para desenredar un ovillo enredado, no vienen todos de la misma madeja, sino de varias, a cual más interesante.

ALGUNOS RESPONSABLES DEL ENCANTAMIENTO

NILS ASTHER (1897-1981)

Los comienzos, en Dinamarca


Con Greta Garbo en The single standard
MGM, Clarence Brown, 1929
Con Joan Crawford
The right to romance, con Ann Harding, 1933
Caracterizado de chino en The bitter tea of General Yen
1932, Columbia, Frank Capra, con Bárbara Stanwick
Con Kay Francis durante un descanso
Años 40s: secundario en Serie B o protagonista en Estudios menores
Su última película, ya en su país natal
Una estrella merecida

NANCY COLEMAN (1912-2000)



Desperate journey, Warner, 1942, Raoul Walsh
con Errol Flynn, Ronald Reagan y Arthur Kennedy
"Una tal Nancy Coleman", según la califican en un blog, 
con una tal Olivia de Havilland, una tal Ida Lupino
un tal Paul Henried, un tal Arthur Kennedy...

Después del rodaje de Aquel hombre de Tánger se pasó a la TV 
y no reapareció hasta 1969 en un papel secundario en Slaves
protagonizada por Stephen Boyd y la cantante Dionne Warwick

ROLAND YOUNG (1887-1953)
His double life, 1933 Paramount, con Lillian Gish


This is the night, 1932, Paramount, Frank Tuttle, con  
Lili Damita, primera esposa de Errol Flynn, años después
Historias de Filadelfia, 1939.  
George Cukor contó con él en varias películas
La mujer de las dos caras, 1941, con Greta Garbo

Una estrella tan merecida como la de Nils Asther

SARA MONTIEL (1928-2013)
Empezó en boda, 1944, de Raffaelo Matarazzo, con 
Fernando Fernán Gomez. Trabajarían juntos en varias películas

Las fotos de grupo, con el equipo técnico y artístico 
fueron algo habitual durante buena parte de su carrera: 
Se fue el novio, 1945, de Julio Salvador
Una de esas películas si no maldita, casi. Estaba basada en una novela 
de Luisa María Linares, con guión de ella misma y de Margarita Robles
protagonista con Sara Montiel y Emilio Ruiz
Don Quijote, 1946, Rafael Gil, con Rafael Rivelles
Locura de amor, 1948, Juan de Orduña, con Aurora Bautista y Fernando Rey
Pequeñeces y El Capitán Veneno, dos de sus últimas películas 
antes de emigrar a México. Ya tenía claro que no iba a pasar 
del 2º papel femenino o de mero soporte del protagonista, si era el 1º
Sus éxitos en México no pasaron desapercibidos, especialmente en Francia
Cárcel de mujeres, 1951, Luis M. Delgado, con Katy Jurado y Miroslava
Sara Montiel en Hollywood: películas y compañeros de profesión, 
en esta foto, con Gary Cooper y Burt Lancaster

En el set de rodaje de The burning hills (Colinas ardientes), 1956, 
Stuart Heisler, con sus protagonistas, Natalie Wood y Tab Hunter


Una compañera de trabajo divertida con todos, estrellas y figurantes
Run of the arrow (Yuma), 1957, Samuel Fuller, con Rod Steiger y Charles Bronson
Con Rock Hudson
Serenade, 1956, Anthony Mann
con Mario Lanza, Joan Fontaine y Vincent Price

MARGARET WYCHERLY (1881-1956)


Sargento York, 1941, Howard Hawks, con Gary Cooper.
Nominada al Oscar como actriz de reparto, que ganó Mary Astor

 Su interpretación más recordada: "Ma Jarrett", la mamá de Cody, 
en White heat (Al rojo vivo), 1949, Raoul Walsh, con James Cagney , 
Virginia Mayo y Edmond O'Brien
Cody Jarrett (James Cagney) le dedica a su madre el espectáculo

JUANA MANSÓ (1872-1957)



Plena dedicación al Teatro durante muchos años. 



Como actriz de cine empezó, ya mayor, en papeles secundarios

JOSÉ SUAREZ (1919-1981)



Con Betsy Blair en Calle Mayor, de Juan Antonio Bardem, 1956
A tiro limpio, de Francisco Perez-Dolz, 1963. 
Una estación de metro, que por necesidades del guión 
no era la que se indica en la pared del andén
La sfida, 1958, Francesco Rosi, con Rossanna Schiaffino
Il magistrato, 1957, Luigi Zampa, con Jacqueline Sassard
y Claudia Cardinale, todavía en un paple secundario